Las propiedades de la BlockChain

“Cuanto más accesible es un suceso, será más frecuente y probable; cuanto más viva es la información, será más convincente y fácil de recordar; y cuanto más evidente resulta algo, más causal parecerá.” Plous, 1993.

INTEGRIDAD

La red registra el momento en el que se hace la primera transacción, en la que gastamos un token concreto y rechaza las transacciones subsiguientes en las que intentamos gastar esa misma unidad, con lo que impide que la gastemos dos veces.

Todo el mundo puede ver las transacciones que se realizan en el mismo momento en que se realizan. Nadie puede esconder ninguna, lo que hace que las transacciones pueda seguirse garantizando su integridad.

Ya no se trata de quién se casa con quién, quién vota a quién, quién paga a quién, se trata de que cualquier actividad requiere de registros fiables y transacciones seguras.

Por primera vez disponemos de una plataforma que garantiza transacciones seguras y mucha información grabada sin que importe cómo actúa la otra parte

PODER DISTRIBUIDO

Todas las acciones y transacciones se difunden por toda la red para su verificación y validación. No hay terceros ni servidores que centralicen ni almacenen nada.

Tenemos poder sobre nuestros datos, nuestras propiedades y nuestro nivel de participación. Es poder informático distribuido que proporciona poder humano distribuido y colectivo.

Nuevas formas de colaboración entre iguales podrían resolver los problemas sociales más importantes de la humanidad.

EL VALOR COMO INCENTIVO

Por muy egoístamente que nuestras acciones pudieran ser, siempre beneficiaran al sistema en su conjunto y aumentaran nuestra reputación, nos identificáramos como nos identificásemos.

SEGURIDAD

Con la BLOCKCHAIN, con su diseño más seguro y su transparencia, podemos hacer transacciones de valor y proteger nuestra información ya que al ser descentralizada no existe un sólo lugar para acceder, si un ladrón así lo quisiera, tendría que atacar a todos los eslabones de la cadena y eso es imposible..

PRIVACIDAD

La BLOCKCHAIN no necesita saber quiénes somos. En el sistema BLOCKCHAIN los participantes pueden elegir mantener un cierto grado de anonimato en el sentido de que no necesitan asociar ningún otro detalle a su identidad ni guardar esos detalles en una base de datos central.

Los protocolos de este sistema nos permiten elegir el nivel de privacidad que queremos en cada transacción o entorno. Nos ayuda a administrar mejor nuestras identidades y nuestra interacción con el mundo.

Nuestro yo virtual puede proteger nuestra información personal, dar sólo la que se nos pide en los intercambios económicos o sociales y garantizar que recibimos la debida retribución por cualquiera de nuestros datos que tenga valor para un tercero.

DERECHOS PRESERVADOS

Ninguna autoridad central o tercera puede revertirla, ni nadie puede anular el consenso de la red. Esta idea es nueva tanto en el derecho como en las finanzas.

El sistema de BLOCKCHAIN proporciona un altísimo grado de certidumbre sobre el resultado de una transacción.

Aunque apagaran Internet, seguiríamos pudiendo transmitir la transacción. Aunque una agencia gubernamental intentara censurar nuestra comunicación. Mientras que al otro lado haya alguien que pueda decodificar la transacción y registrarla en la BlockChain.

Así, hemos convertido algo que, en derecho es casi imposible de garantizar, en algo que puede verificarse con certeza matemática.

INCLUSIÓN

El sistema BLOCKCHAIN abarata muchísimo los costes de girar dinero, facilita el tener una cuenta bancaria, obtener crédito e invertir y fomenta la empresa y la participación en el comercio global.

Si creamos cosas pensando en la integridad, el poder, el valor, la privacidad, la seguridad, los derechos y la inclusión, estaremos reinventando nuestra economía y nuestras instituciones sociales para que sean fiables.

Centremos ahora nuestra atención en lo que deberíamos hacer para lograrlo. De ello quiere ser parte BLOCKCONSULTORS S.A.